Todo pasa, y el tiempo pone todo en su lugar…

Tranquila. Cerrá los ojos. Bajate del mundo un rato. Olvidate de todos. Viaja un poco. Imaginate que todo es mejor. Olvidate de esos que te lastiman sin saber que sostenes una sonrisa por esa gente que no queres que sienta el miedo que sentis vos. Permitite llorar, con ganas, con fuerza. Estrujate el corazón contra el pecho. Sentilo llorar con vos. Desgarrarse. Que el corazón te duela y que las lágrimas caigan, te hacen sentir que estas viva. Que sos auténtica, que sos real. Llorar le da un brillo especial a los ojos. Los hace más lindos una vez que se secan.
Quebrate y caete de rodillas. Sacate esa tensión que no te deja que llores con más fuerza. Mostrate débil.
Todo eso es lo que define lo que sos. Sos de las que piensan en los demás y después terminan lastimadas. Sos de las que lo dan todo cuando aman, y cuando las dejan, las vacían de raíz. Porque lo dieron todo. Porque amaron de verdad.
Respira hondo de nuevo. Y abrí los ojos. Y vas a sonreír casi sin darte cuenta. Porque vas a ver que en ese pequeño viaje que te caíste, fueron muchos los que quisieron ayudar a levantarte. Porque saben de que estas hecha.
La vida a veces nos pone pruebas, que nos hacen forjar nuestra identidad, nuestra personalidad. Date tiempo.Todo se pone en su lugar. Y aunque haya heridas incurables vos sabes perdonar. Porque sos así.
No importa cuanto acumulamos al final del viaje, ni cuantas maletas logramos llenar con cosas materiales, lo único que importa es cuanta gente nos va a despedir cuando suena la campana del tren…
Todo pasa, y el tiempo pone todo en su lugar…

                                                                                        Shop Online!

12189115_938619402871047_2724855296797693694_n

Deja un comentario

Conectate con:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *